La mayoría de los adultos usamos gafas de sol para proteger nuestros ojos, lo hacemos al conducir, al hacer deporte… pero ¿los niños deberían usarlas también? Pensamos que no necesitan protección, pero expertos aseguran que incluso las necesitan más que nosotros los adultos.

Por qué tu hijo debe usar gafas de sol

¿Por qué los niños necesitan proteger sus ojos?

Un parte de nuestro ojo es una lente que se llama cristalino, y permite al ojo filtrar los rayos ultravioletas (UV) cuando estamos expuestos a la luz, especialmente en el exterior y días soleados.

El cristalino no se desarrolla plenamente hasta nuestra edad adulta, iniciando su “filtrado” a partir de los 18 años de edad. Antes de esa edad, el cristalino está en una fase de desarrollo incipiente y deja pasar hasta el 75% de la luz solar a la que pueda estar expuesto.

Hasta el primer año de vida, el cristalino de un bebé filtra solamente el 10% de los rayos UV, aumentando un poco a partir de los tres años, hasta el 40%, y aumentando su filtrado paulatinamente hasta los 18 años de edad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 80% de los rayos UV que recibiremos en toda nuestra vida, ocurrirá antes de los 18 años.

Otra razón por la que tu hijo debe usar gafas de sol está en sus párpados: aún no están plenamente desarrollados. ¿Has visto cómo los niños pueden mirar directamente al sol sin inmutarse? Es debido a que aún no desarrollan el reflejo de cerrar los ojos de inmediato. Además, la piel del párpado es mucho más sensible que la de otras partes del cuerpo.

Las gafas de sol protegen los párpados de los niños, por eso se aconseja que sean grandes y cubran totalmente sus ojos.

¿Cómo elegir las gafas de sol para los niños?

Elegir las gafas adecuadas no es tarea fácil, da igual si son para un adulto o un niño, porque el mercado es enorme y distinguir las mejores es importante.

Estos son los consejos que recomiendan los expertos para elegir las mejores gafas para un niño son:

  1. Adquirirlas en ópticas y farmacias: son los mejores sitios según los profesionales, y ahí encontrarás las gafas de sol testadas y aprobadas por Sanidad
  2. Las gafas deben cubrir la mayor parte del ojo del niño, ya que deben proteger sus párpados y porque las pupilas de los niños son más grandes y reciben más luz que los adultos
  3. Deben contener la marca CE, ya que garantizará que las gafas de sol se ajustan a las normas de la Unión Europea, que proteja al 100% contra los rayos UVA y UVB y la categoría de la lente (se aconseja la categoría 3 para el verano y días soleados)
  4. Los expertos recomiendan las gafas de pasta porque son más cómodas, duraderas y se ajustan mejor al niño.